29 noviembre, 2013

nota en Miradas al Sur

En busca de una legislación que desarrolle la actividad

Miradas al Sur. Año 6. Edición número 288. Domingo 24 de Noviembre de 2013
 
 
Campaña por una ley nacional de danza.
 
El proyecto de ley para la creación del Instituto Nacional de Danza –público, federal y autárquico– en el que se viene trabajando hace casi cinco años y plantea salvar la falta de políticas públicas en torno de esta actividad, fue presentado en la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados en septiembre de este año por un equipo de coordinación del proyecto, integrado por notorios representantes de la comunidad de la danza en Argentina. “Nuestro objetivo es generar una política estratégica y de planificación para el desarrollo de la danza que no sólo contemple una línea de subsidios a las salas y a los espectáculos, que la creemos necesaria pero insuficiente, sino que posibilite la creación de un observatorio nacional de la danza de relevo y un archivo nacional histórico con el fin de generar un acervo a partir de un material incalculable que no está procesado; pero también planteamos crear circuitos que promuevan la circulación y la difusión de las obras para que estén al alcance de todos”, dice Eugenia Schvartzman, bailarina, coreógrafa, docente y miembro del directorio del Teatro Colón en representación de la oposición.
Además de una serie de charlas realizadas en todo el país y encuentros entre la gente de la danza, la campaña por esta ley está juntando firmas online –ya llevan más de mil– a través del blog leynacionaldedanza.blogspot.com .En ese mismo sentido, del 29 de noviembre al 1º de diciembre, Schvartzman junto a Mariela Ruggeri estarán conversando sobre la Ley Nacional de Danza en el Encuentro Cultural y Social “Hacia un mundo convergente”, que se realizará en Mar del Plata con la participación de artistas, instituciones públicas y colectivos culturales en el marco del plan de acción nacional para llevar adelante la visibilización y difusión del proyecto con el objetivo de que finalmente se pueda tratar en el Congreso Nacional. Ese es el gran objetivo para lo que resta de este año y, principalmente, 2014.
En la actualidad, la actividad de la danza es sólo una parte más dentro del organigrama del Instituto Nacional de Teatro y según las integrantes de la comisión que impulsa el proyecto no logra contemplar las necesidades de un sector de formación profesional creciente. Explica Schvartzman: “Las problemáticas de nuestra actividad son innumerables y tienen que ver con cuestiones que van desde los espacios en los que se lleva a cabo, ya que no es lo mismo una sala para estudiar teatro que para estudiar danza; hay hay una precarización laboral fuerte, porque la mayor cantidad de gente vinculada al sector es de carácter no oficial y los que sí tienen salario mensual, tienen problemas con el régimen jubilatorio, y esto incluye no sólo a los bailarines, sino a los iluminadores, vestuaristas y escenógrafos; y también en el área educativa hay muchas instituciones creadas recientemente y el mercado no garantiza las posibilidades de desarrollo”. Y agrega que “intentamos que este instituto imprima una visión distinta a nivel del Estado y pueda ser superador frente a algunos institutos que tienen ciertas carencias de funcionamiento y por eso nos interesa la adhesión de la gente que pueda apoyar una política cultural con estos criterios en pos de garantizar un debate sano y profundo al respecto de esta problemática y que las distintas fuerzas políticas puedan llegar a consenso”.